Errores refractivos

Errores refractivos: Miopía, Astigmatismo e Hipermetropía

  • Miopía: La miopía es un error refractivo y no es considerado una enfermedad ocular. Este error nos indica que el ojo no refracta la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad, es decir, podemos ver claramente los objetos cercanos, sin embargo vemos borrosos los objetos distantes. La miopía es un desorden de los ojos relacionado con el enfoque.
  • Astigmatismo: El astigmatismo es una imperfección que se puede encontrar en la curvatura de la córnea o en el cristalino del ojo. Usualmente, la córnea y el cristalino son suaves y curvos de forma homogénea, lo que nos permite enfocar los rayos de luz correctamente hacia la retina y tener una visión clara de los objetos. Por lo tanto al presentar este error, las personas tienen una visión borrosa o distorsionada de los objetos a distancias cercanas o lejanas.
  • Hipermetropía: La hipermetropía, es un error refractivo que no permite que el ojo enfoque adecuadamente las imágenes, debido a que refracta o dobla la luz que ingresa al ojo, generando que los objetos distantes se logren ver adecuadamente pero los cercanos se vean borrosos.

Usualmente, las personas suelen experimentar la hipermetropía en diferentes formas, como por ejemplo, de jóvenes no presentan ningún error refractivo y de mayores pueden presentar una visión borrosa de lejos y de cerca.

Actualmente, se ha incrementado la incidencia de personas con hipermetropía debido al uso continuo de dispositivos electrónicos que poseen luz azul-violeta.